Orkut facebook Youtube messenger Skype Mi estado
JUNIO 2017
LMXJVSD
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930

anterior siguiente

Artículo

El mejor truco de un mago en Auschwitz (AT): sobrevivir al horror

Una de las maneras en las que Werner Reich pudo soportar el infierno de los campos de concentración fue con un truco que le enseñó un prisionero con quien compartía litera: un mago apodado el Gran Nivelli, cuya historia es la inspiración de una obra teatral. Leer más

Noticias

Las audiciones del Circo Servian (AR)

20-04-2017

El Circo Servian busca nuevos talentos.

 

No importa que la siesta lluviosa imponga sosiego, en el paisaje y en el ánimo de la ciudad. Bajo la carpa del Circo Servian todo es ajetreo y nervios. Pero esta vez los artistas de la compañía toman mate y miran desde la primera fila.
En el escenario un grupo de bailarines atrae las miradas con la potencia de la danza que marca el coreógrafo; en la pista y en las butacas unos ensayan malabares, otros entran en calor con las manos y los pies entalcados. Alguno rasga una guitarra, mientras otro pide una birome prestada para llenar la ficha de inscripción.
Son unos 30 los aspirantes que, a pesar del tiempo desalentador, acudieron ayer al casting convocado por el circo. 
“Cada vez que estamos en capitales hacemos casting; de ahí siempre salen talentos -informa Ginette Servian, la directora a cargo de la audición-. Para que se sumen a la compañía tiene que coincidir con que el artista pueda viajar, le guste y se adapte. Así es como hay integrantes de La Rioja, Córdoba, Buenos Aires, General Roca y Salta. Los que se presentan no son del palo del circo. Nosotros les hacemos una adaptación en lo que les falte propio de nuestro arte. Y si bien no les enseñamos circo, aprovechamos sus cualidades para sumar a nuestro espectáculo”.
Protagonistas
Estas son sólo algunas de las historias de quienes se ilusionan con trabajar en el circo.
- Juan Amado (25 años) dice que quiere hacer algo innovador: “canto lírico pop, con repertorio de Il divo y de Andrea Bocelli. Los Juan y los Fra Tenori me ayudaron a desarrollarme”. 
- “Practico gimnasia artística desde los siete años en la Sociedad Sirio Libanesa. Competí en el Nacional de gimnasia, en Córdoba, y salí campeón nacional en mi categoría. Sigo entrenando a full e intento juntar recursos para el próximo Nacional y competir en una categoría más alta en noviembre, en Mar del Plata”, cuenta Manuel Rubio (20).
- “Me dedico a pleno a la música. Soy profesor de violín; toco la guitarra y canto. Me apasiona la magia del circo. Siempre he soñado con pertenecer al staff de los músicos de un circo. Hago de todo: folclore (soy cantautor) y también he incursionado en cuarteto, bachata, lírico... Soy cantante en la Banda Municipal de Concepción. Soy de Famaillá y vivo en capital. Espero divertirme más que nada. No tengo problemas en viajar. Es más; tengo ganas de salir y conocer el país con el circo”, se ilusiona Abraham Dip (33).
- “Venimos a mostrar un número a dúo. Somos profesores en la compañía teatral Membrillo Circus. Este es nuestro primer casting, y en un circo de esta dimensión”, declara Santiago Ardiles (19). Frente a él, Wenceslao Rojas (18) se frota los antebrazos: “estamos llenos de nervios. La verdad es que vimos el show y está rebueno, pero le faltan malabares”. “En una de esas nos dan una devolución para nuestra rutina de pelotas, aros y clavas, que ensayamos desde hace ocho meses. Estudiamos la licenciatura de Teatro en la UNT”, apunta Ardiles. 
- “Hago malabares, tela, trapecio y gimnasia de piso, que es lo que más me gusta. Tanto como andar dando vueltas en el espacio, como loquito. Estudio en la Escuela de circo del Ente Cultural”, revela Diego Rodríguez (18)
- “La prueba consitió en una coreo que nos marcaron ellos, estilo afro y contemporáneo, con mucho despliegue y presencia; luego, una improvisación individual para mostrar la especialidad. Soy muy del show, vengo de la salsa y la bachata y hago estilos urbanos y un mix de ritmos latinos y conjunto de bailes con mi pareja, que es él”, dice María Belén Rotger (23), y señala a Gerardo Díaz (24). “Yo tiro más a los ritmos caribeños. Estudiamos Danza Contemporánea en la Facultad de Artes, así que tenemos una base técnica. Nos deslumbra el circo. Estaría bueno engancharnos en gira; sería una experiencia loca y nueva”, apunta Gerardo. Ella completa: “nos trae el amor a la danza y al espectáculo. Vinimos a una función y nos encantó el show del circo porque es bien de nuestro estilo”. 
- Cierra Joana: “soy de Santa Cruz. Vine a vivir a Tucumán a instancias de mi mejor amiga, con grandes sueños, porque sé que el nivel de la danza es muy bueno, para ampliar horizontes y crecer; sé que hay mucha competencia, de la buena. Bailo en un grupo de eventos, en Canal 8, y trato de buscar todos los lugares que pueda para trabajar con el baile. A la par estudio Nutrición; me falta un par de materias. Bailo ritmos latinos y danzas árabes; y tengo base de clásico y contemporáneo. Vine a la audición por las ganas de estar en el circo, en un escenario tan prestigioso como el Servian. Y si para un bailarín subir a cualquier escenario es un privilegio, el del circo destapa los sueños, abre la mente y las pasiones. Tengo mucha ilusión y soy muy feliz sólo por participar”. 

No importa que la siesta lluviosa imponga sosiego, en el paisaje y en el ánimo de la ciudad. Bajo la carpa del Circo Servian todo es ajetreo y nervios. Pero esta vez los artistas de la compañía toman mate y miran desde la primera fila.

En el escenario un grupo de bailarines atrae las miradas con la potencia de la danza que marca el coreógrafo; en la pista y en las butacas unos ensayan malabares, otros entran en calor con las manos y los pies entalcados. Alguno rasga una guitarra, mientras otro pide una birome prestada para llenar la ficha de inscripción.

Son unos 30 los aspirantes que, a pesar del tiempo desalentador, acudieron ayer al casting convocado por el circo. 
“Cada vez que estamos en capitales hacemos casting; de ahí siempre salen talentos -informa Ginette Servian, la directora a cargo de la audición-. Para que se sumen a la compañía tiene que coincidir con que el artista pueda viajar, le guste y se adapte. Así es como hay integrantes de La Rioja, Córdoba, Buenos Aires, General Roca y Salta. Los que se presentan no son del palo del circo. Nosotros les hacemos una adaptación en lo que les falte propio de nuestro arte. Y si bien no les enseñamos circo, aprovechamos sus cualidades para sumar a nuestro espectáculo”.

Protagonistas
Estas son sólo algunas de las historias de quienes se ilusionan con trabajar en el circo.

- Juan Amado (25 años) dice que quiere hacer algo innovador: “canto lírico pop, con repertorio de Il divo y de Andrea Bocelli. Los Juan y los Fra Tenori me ayudaron a desarrollarme”. 

- “Practico gimnasia artística desde los siete años en la Sociedad Sirio Libanesa. Competí en el Nacional de gimnasia, en Córdoba, y salí campeón nacional en mi categoría. Sigo entrenando a full e intento juntar recursos para el próximo Nacional y competir en una categoría más alta en noviembre, en Mar del Plata”, cuenta Manuel Rubio (20).

- “Me dedico a pleno a la música. Soy profesor de violín; toco la guitarra y canto. Me apasiona la magia del circo. Siempre he soñado con pertenecer al staff de los músicos de un circo. Hago de todo: folclore (soy cantautor) y también he incursionado en cuarteto, bachata, lírico... Soy cantante en la Banda Municipal de Concepción. Soy de Famaillá y vivo en capital. Espero divertirme más que nada. No tengo problemas en viajar. Es más; tengo ganas de salir y conocer el país con el circo”, se ilusiona Abraham Dip (33).

- “Venimos a mostrar un número a dúo. Somos profesores en la compañía teatral Membrillo Circus. Este es nuestro primer casting, y en un circo de esta dimensión”, declara Santiago Ardiles (19). Frente a él, Wenceslao Rojas (18) se frota los antebrazos: “estamos llenos de nervios. La verdad es que vimos el show y está rebueno, pero le faltan malabares”. “En una de esas nos dan una devolución para nuestra rutina de pelotas, aros y clavas, que ensayamos desde hace ocho meses. Estudiamos la licenciatura de Teatro en la UNT”, apunta Ardiles. 

- “Hago malabares, tela, trapecio y gimnasia de piso, que es lo que más me gusta. Tanto como andar dando vueltas en el espacio, como loquito. Estudio en la Escuela de circo del Ente Cultural”, revela Diego Rodríguez (18)

- “La prueba consitió en una coreo que nos marcaron ellos, estilo afro y contemporáneo, con mucho despliegue y presencia; luego, una improvisación individual para mostrar la especialidad. Soy muy del show, vengo de la salsa y la bachata y hago estilos urbanos y un mix de ritmos latinos y conjunto de bailes con mi pareja, que es él”, dice María Belén Rotger (23), y señala a Gerardo Díaz (24). “Yo tiro más a los ritmos caribeños. Estudiamos Danza Contemporánea en la Facultad de Artes, así que tenemos una base técnica. Nos deslumbra el circo. Estaría bueno engancharnos en gira; sería una experiencia loca y nueva”, apunta Gerardo. Ella completa: “nos trae el amor a la danza y al espectáculo. Vinimos a una función y nos encantó el show del circo porque es bien de nuestro estilo”. 

- Cierra Joana: “soy de Santa Cruz. Vine a vivir a Tucumán a instancias de mi mejor amiga, con grandes sueños, porque sé que el nivel de la danza es muy bueno, para ampliar horizontes y crecer; sé que hay mucha competencia, de la buena. Bailo en un grupo de eventos, en Canal 8, y trato de buscar todos los lugares que pueda para trabajar con el baile. A la par estudio Nutrición; me falta un par de materias. Bailo ritmos latinos y danzas árabes; y tengo base de clásico y contemporáneo. Vine a la audición por las ganas de estar en el circo, en un escenario tan prestigioso como el Servian. Y si para un bailarín subir a cualquier escenario es un privilegio, el del circo destapa los sueños, abre la mente y las pasiones. Tengo mucha ilusión y soy muy feliz sólo por participar”. 

Fuente: http://www.lagaceta.com.ar/nota/726373/espectaculos/actuar-circo-trabajo-sonado.html